NAMIDA

Con cada lágrima que brota desde  nuestro interior  un botón de sabiduría florece en nosotros, justo ahora vertería un océano de lágrimas sobre el monumento a la soledad, pero mi corazón ya es un erudito y tu recuerdo vaga ahora en el jardín del Edén, sin embargo no sé cómo dejarte ir, de entre todas las princesas perdidas en esta fortaleza,  eres la única entre la realeza que merece un trono en este lugar.

Aun así no soy Atila, la isla en la que vivo es muy tranquila, los barrotes no dejan ver el sol y la luz de las luciérnagas iluminan la silueta de la soledad.

Made by:

Edgar Fabian Gil Amado

The sight behind the dark.

si te gustó o si lo odiaste, deja un comentario…. =_=

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s