LO QUE ME DICEN LOS OJOS

 

 

De regreso a mi guarida después de la jornada del día, acostumbro a tomar la ruta más larga para poder meditar durante el recorrido  que hay entre la universidad y mi apartamento, me conecto a mi ipod y me encierro dentro de mi mente para  resolver dilemas jamás planteados, hablar conmigo mismo, intentar conocerme, tratar de entenderme. Todo lo que me rodea en ese lapso de tiempo se transforma en una simple ambientación, algo así, como la música que te ponen cuando subes a un ascensor en el edificio de cualquier oficina de abogados; claro que el efecto esperado es diferente,  en mi caso lo hago para aplicar el método de uno de los antiguos griegos, quien proponía que  el pensador o aprendiz  realiza una mejor sinapsis cuando se encuentra en movimiento, en fin, la historia que traigo hoy viene precisamente de ese entorno, un día de esta semana que ya pasó, antes de poder desconectarme del resto del mundo, el conductor del bus en el que viajaba se detuvo para dejar subir a un hombre muy bien vestido con un traje de paño que exudaba opulencia en cada pliegue y corte, desde el hilo hasta el botón, pasando por el puño y llegando hasta la bota del pantalón, podrías notar que este hombre que abordaba el medio de transporte masivo en el que nos movíamos, tenia tanto dinero como para satisfacer a una de esas niñas que van a una universidad para tener algo que presumir a la hora de pescar marido que generalmente resultan ser un tipo 10 y hasta 20 años mayor a su edad actual.

internet

Una vez en el bus, actuando con tanto garbo como lo hace al vestir, avanzó por el pasillo del bus que ahora estaba en movimiento, y lo hizo con una pericia única; al llegar al lugar del conductor junto a la registradora supe el por qué saludó al conductor del bus con un beso en la mejilla seguido de un hola “papá”, quien sonriente dijo “hola mijo”, sin más palabras  se sentó al lado del conductor, sacó una laptop y comenzó a digitar, por un breve instante se detuvo y  sostuvo la mirada por un rato sobre el rostro del viejo que dirigía el volante con una calidez que hasta podría jurar que hacia que sus ojos brillaran, podrías sentir que su expresión era algo visceral, así como cuando la nena que te gusta te sonríe y por más que intentas no puedes evitar sonreír en respuesta; era orgullo y satisfacción lo  que inundaba de un aire emocional el pecho de este hombre de edad mediana. Haciendo un alto en un semáforo, el conductor del bus se dio cuenta que su hijo le contemplaba y lo miró con curiosidad, “ahora lo sé papá!” dijo, antes de volver a aislarse en su computador, después de eso no hubo más palabras y es entendible, después de todo, su mirada hizo que las palabras sobraran, incluso yo pude ver en esos ojos una historia.

 

Un niño de 6 años le pregunta a su padre (quien lo llevó consigo al trabajo para ayudarle con su tarea), “¿papá… cierto que tu bus hace que se muevan las casas?”, enternecido por la creativa ingenuidad de su niño, el hombre de edad mediana que manejaba el bus que le permitía mantener a su hijo en la escuela le respondió: “no papito, es el bus el que se mueve entre las casas, así como tú cuando corres por el parque, tú no haces que los arbolitos  salgan a correr, eres tú el que corre entre los arbolitos”.

30 años después, en el mismo bus y con la misma expresión de admiración y devoción, el niño ahora hecho hombre encontró su propia respuesta; lo único que salió de su boca fue un “ahora lo sé papá” y con esa mirada completó la oración, la verdad, su verdad, esa respuesta que ganó gracias al esfuerzo de su padre, “ahora lo sé papá, no es tu bus el que mueve las casas, es tu bus el que mueve al mundo”, gracias a ese humilde trabajo que  muchas veces lo privó de la presencia  de su querido padre, él pudo ir a la escuela, al colegio y a la universidad; ese bus movió su mundo y su vida y lo llevó hasta el lugar en el que ahora se encuentra, un lugar de seda y paño, pero por caro que sea su traje, a ese niño aún le gusta acompañar a su papá al trabajo, para ver como su papá hace que se mueva el mundo.

Esa fue la historia que esa mirada me contó, esa fue la respuesta que este mortal encontró… puede que no sea así, pero quiero pensar que así fue… me pregunto si algún día veré a alguien  con esos ojos??? , me pregunto si algún día alguien me verá con esos ojos???.

Made By:

Edgar Fabian Gil Amado

The sight behind the dark

Si te gusto o si lo odiaste, deja un comentario…

10 thoughts on “LO QUE ME DICEN LOS OJOS

  1. adriana says:

    Es el mejor cuento que has escrito es precioso, llega al alma y al corazon, seria genial poder seguir leyendo este tipo de historias con mas frecuencia. Un abrazo y adelante. uufff en serio. es Genial

    • fabiangila says:

      gracias, muchas gracias, este tipo de cuentos es posible gracias a que mi imaginacion es altamente inflamable y una sola chispa que salte frente a mi, mi imaginacion se enciende tan rapido como espuma para colchones… ^_^

  2. ROSALBA says:

    Cuánta imaginacióm, que biem escribes, que cuento tan precioso, me llegó al alma. te felicito hijo querido y que lo demás que escribas sean aún mejores. !FELICITACIONES!. mI BENDICIÓN. tE AMOOOOOOOOOOOOO.

  3. Wilson Raul Carreño says:

    Excelente Historia Fabián. Lo invito a observas parejas que viajan en una sola bicicleta, usualmente el hombre pedalea y la mujer va sentada en la barra. No he podido ver una pareja en estas condiciones que no vaya feliz en su ruta. Luego busque parejas que vayan en carro y compare la actitud.
    Su historia me hizo recordar el placer que siento cuando camino por las calles de Contrata y recuerdo el trabajo que tuvieron mis padres.

    • fabiangila says:

      Gracias brother, ya vé, en parte esa es la intencion , lograr en reaccion una especie de sinestecia en los lectores, cuando el escrito evoca recuerdos que por uno u otro motivo siguen latentes en la memoria ya sean utiles o de utileria, el escritor sabe que hizo un buen trabajo y la satisfaccion viene cuando quienes leen lo dan a conocer, queria participar en el concurso nacional de cuentos de este año y aunque estudio diseño gráfico no me dejaron concursar… =_=, pero bueeeno, supongo que asi no tenia que ser, muchas gracias brother por leer mi blog ^_^

  4. Wilson Raul Carreño says:

    Al que le van a dar le guardan. Ya llegará el día

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s