NOCTÁMBULO

En el alba, caigo rendido en los brazos del fantasma que me arrastra en silencio al mundo de las pesadillas para vivir un infierno en medio del calor del sol; de esta forma se asegura una buena comida con altas dosis de  miedo y  de dolor sólo hasta  que el tirano se fatiga y se retira a su cubil. Mi siempre fiel y hermosa amiga, me despierta golpeando mi ventana con piedritas de cuarzo, amatista, ónix, y de ámbar… desde el cielo me saluda hermosa y radiante, con una sonrisa fresca y adorable; acaricia mi rostro, me mira con ternura; esta divina creatura ve  en mis ojos lo que nadie se ha atrevido a contemplar… la armónica belleza y noble naturaleza que en mi interior arde con pasión… donde la mayoría de los hombres guardan un duro y áspero corazón; quien tuvo la osadía de crearme decidió  que era mejor reemplazar la carne y los blandos tejidos por magma, llamas y un millón de almas en combustión… por eso ella siempre busca mi compañía en la oscuridad, porque la luz  que irradian mis pupilas hace brotar  en ella  una debastadora emoción que a veces la lastima, pero le recuerda que está  viva y que de verdad existe el amor…  lo que mi corazón le muestra le alcanza para que todas las noches pueda brillar… el dueño de su corazón la congeló, jamás le ofreció luz, con él únicamente tenia soledad.

Ella siempre me busca cuando despierto en las noches porque la luz en mis ojos le trae esperanza, unimos espalda con espalda y levantamos las miradas  observando las estrellas  que nos hacen suspirar y que con desprecio ignoran nuestras palabras, se refugian a lo lejos detrás de fotos y teléfonos que contestan con ávida premura…y cuando al fin reconocen la voz del otro lado del espejo, sin palabras, con mensajes en el muro, te hacen entender que quieren colgar.

Sin embargo,  mi amiga la luna, incrédula e ingenua me anima y me invita a jugar, me presta algo de su luz y me ilumina cuando salgo a caminar, es una cara amable  y conocida, me abraza cuando llora,  necesita un hombro que mojar… a veces ella hace lo mismo cuando cae nieve sobre mi bosque; arrancamos de las paredes y del techo cerezas con caramelos; los mezclamos con copos blancos y cristales de hielo con sabor a vainilla, pistacho o maracuyá… vemos películas llenos de cerezos en flor. Las abejas  hicieron bien su trabajo esta primavera; es agradable y doloroso ver a otras parejas caminado entre los cerezos, de la mano felices… contentos… la verdad… yo también al igual que ellos podría caminar de la mano con otra, pero no seria lo mismo, no siento nada por ellas, eres tú a quien  necesito, a quien mi alma llama a gritos. Mis preguntas no tienen respuesta… por eso, un condoliente testigo camina a mi lado con un violin de cuerdas oxidadas a punta de lágrimas, por ver tantas flores marchitas, durante tantas primaveras malditas  por la ausencia de su propio corazón.

Las flores que traje y el músico que contraté, se quemaron con frios vientos que soplan en tu jardín… tu ausencia es inclemente, y mi ruego indiferente, llevé la serenata a cada casa en la ciudad; lo hice porque no sé donde vives, no me conoces y aun así, te pido que no me olvides… te quise entonces y te quiero ahora. Yo  en mi alma y en mi mente te llevaré hasta el fin de la eternidad.

En este país, las noches son mis largas, las flores que llevo no son una carga y al músico le gusta caminar. Te seguiré buscando en las noches… simplemente, no puedo dejar de amar.

Made By:

Edgar Fabian Gil Amado

The Sight Behind The dark

Si te gusto, o si lo odiaste, deja cun comentario…Gracias por leer mi blog >.<

You can read also this tale/poem tomorrow in english.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s