CREDO

ESTE CUENTO PERTENECE A LA SERIE DE CUENTOS, LA GUERRA DE LAS 4 HERMANAS

Despues de un inquietante sueño, el héroe despierta, pero la preocupación no lo abandona, siempre había tomado con seriedad sus sueños, incluso siendo un niño la curiosidad de indagar su efímero paso por las húmedo mundo detrás de su espejo lo atraía y seducía de formas que aun no  conocía, en este sueño una serpierte de  roja envolvía su cuerpo y apretaba con fuerza,  privado de todo uso de su cuerpo,  anesteciado por  el aliento de la vivora, miraba fijamente el opaco brillo que emanaba de sus ojos, el animal que permanecia sin movimiento hasta ahora cual estatua aluciva a una deidad, rompió la inerte postura en la que se encontraba, desplazo su cabeza por detrás de la del  héroe comprimiendo aun mas la humanidad que tenia bajo este abrumador sortilegio, mas que dolor, exitacion evocaba el presidio en el que era poseído desde hacia 3 noches,  de regreso, la vivora ahora arropaba entre sus fauses una biblia dorada.

Con mordaz gesto, la impávida bestia aun sostenía la mirada fija en los ojos del héroe quien apreciaba  con cierto dejo de admiración, como emanaba efusivamente sangre del sacro libro  que a cada que se sojuzgaba con mas fuerza,(asi como cuando una serpiente hace al inocular su veneno), se desprendían hojas del libro de las revelaciones .


Una vez despierto, noto que el tren ya no se movia, las personas con las que comapartia vagon habían desalojado el lugar junto a sus equipages, los únicos que aun permanecían allí eran una nodriza que intentaba con mucho esfuerzo abandonar el vagon con el coche del niño delante de si, y una hermosa mujer, elegante en su vestir, mostraba una expreson serena, los razgos de su rostro era tan sublimes, que la misma mujer era un adorno para las joyas que portaba, la sensual figura que robo la atención de héroe, se levanto con tal gracia, que hacia que el encanto que emanaba de ella fuese aun mas  celestial, tentador……….. Diabólico, “en mi mente solo hay lugar para sobeida”…murmuro entre dientes,  aunque nunca la abadondono con la mirada hasta que estuvo finalmente fuera de su alcance.

Camelia, (como se haría llamar en esta oportunidad), una vez en la estación ferroviaria, reclamo su equipaje y se dispuso a cumplir su tarea;  incluso,  la seriedad que dibujo en su rostro, no pudo disminuir la admiración entre los hombres que le rodeaban , ni la envidia con la que las mujeres la miraban…………. el contoneo de sus caderas era simplemente sensacional entre quienes la miraban, ofensivo para unas y atractivo para otros, hahahahah….de desconsuelo y alivio  se inundo el parque cuando este súcubo entro a la iglesia del pueblo.

Todos creyeron que haría parte del convento de la localidad. Dentro del recinto religioso, la dama blanca se hinco el  confesionario y dijo “perdóname padre pues he pecado”,

El padre de edad media que moraba adentro, atendió a su llamado con un, “hace cuanto tiempo que no te confiesas hija”

–          “Desde que termino la guerra padre”.

–          “y que pecados has cometido desde entonces”

–          “no dejo de pensar en que dios no existe, y si de verdad existiera, es simplemente un sádico amarillista que se solaza en el dolor de los demás”

–          “y entonces…..ya no crees en el pecado?

–          “si padre, de hecho, tengo mucha fe en eso”

–          “en que?”

–          “en el pecado cerdo miserable”

Intempestivamente una bayoneta atravesó el toldo que distinguía el redentor del redimido, la sangre………..un cálido sopor se apropio de clérigo, intento gatear a lo largo de la nave derecha del templo, pero un cuchillo de carnicero probo la carne una vez mas, esta vez, el cura se dio la vuelta para hacerse a una idea de quien podría profanar un templo de semejante forma, al ver el rostro de su atacante supo que ese día moría; giro la cabeza para ver una imagen de un ángel que se erguía con una espada en lo mas alto del tabernáculo, lo ultimo que escucho antes de recibir un golpe de hacha que separaría su cráneo del resto del cuerpo desde el maxilar superior fue.

“el ángel tiene que ver………..hahahahahahahahahahahah….arrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrg”.

Lejos, en el tren en el que se embarco camelia, una vez mas en el vagón del héroe, se distanciaban de su ultima estación; una sonrisa burlona pintaban los labios de camelia mientras sus ojos brillaban al compas del lento baile de  la de las llamas que devoraban la iglesia  que le devolvió un poco de alegría a su rostro.

 

made by

Edgar Fabian Gil Amado

the sight behind the dark

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s